Mis yoguis favoritos.

— Verónica Álvarez —  

 

 Sobre mí:

El yoga ha llegado a mi vida gracias a mis alumnos.

Soy Verónica Álvarez, Docente de Nivel Inicial con especialización en Pedagogía Waldorf.

Mis inquietudes durante toda la vida han tenido que ver con la necesidad de buscar diferentes alternativas para enriquecer mi práctica como docente.

Esta inquietud me ha llevado a buscar distintos caminos con la finalidad de enriquecerme, modificarme, ampliar mi mirada y contribuir a mejorar cada día este mundo en el que vivo.

Y la mejor manera de hacerlo es trabajar para la infancia desde la amplitud y hermosura que tiene esta vida.

Mi pequeño y amado saltamontes

 

 Así comprendo mi tarea con los niños a través del yoga.

Centro Holístico Namaste.

Proyecto: Yoga para niños.

Marco teórico:

Originario de la India, la palabra yoga significa 'unión', unión primero con uno mismo (el niño se encuentra con sí mismo, aprende a conocerse a sí mismo), y después con los demás (los pequeños aprenden a relacionarse y comunicarse con su entorno).

El yoga es una actividad recomendada para todos los niños y niñas. La búsqueda del equilibrio y la armonía constituye una buena base para que, en el futuro, los pequeños disfruten de una vida adulta alegre y saludable.

Tanto para el niño inquieto o activo como para el tímido o vergonzoso, el yoga ayuda a canalizar su energía y reafirmar su autoestima. Ayudará a los más activos a aprender a relajarse y concentrarse más, mientras que también fomentará que los niños más callados pierdan su miedo ante los demás y se abran al universo que les rodea.

A través del yoga, los niños ejercitarán su respiración y aprenderán a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas y a la falta de concentración, problemas tan evidentes en la sociedad actual. El yoga les ayudará en su largo camino hacia el dominio físico y psíquico.

Los beneficios mencionados a continuación son algunos de los tantos que se pueden obtener mediante la práctica del yoga.

1- Desarrollo y destreza de los músculos motores.
2- Flexibilidad en las articulaciones.
3- Mejora de los hábitos posturales de la columna vertebral.
4- Masaje de los órganos internos.
5- Mejoría en los hábitos de la respiración.
6- Estimulación de la circulación sanguínea.
7- Mejoría de la autoestima.
8- Baja en el nivel de estrés infantil.
9- Perfeccionamiento de los sentidos.
10- Agilidad y entereza.
11- Calma y relajación.
12- Estiramiento.
10- Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación.
11- Armonización de la personalidad y el carácter.
12- Oportuna canalización de la energía física.
13- Mejor comprensión e interacción con los demás.

Recursos y práctica del yoga con niños:

Las clases de yoga asocian el trabajo corporal y mental. Tratándose de niños, la motivación es un factor muy importante. En razón de eso, es conveniente que en una clase de yoga no haya más de 10 niños reunidos. El ambiente debe permitir que los niños se sientan cómodos y relajados. Deben vestirse con ropas holgadas, ligeras, confortables y que les permitan hacer cualquier movimiento con comodidad.

El espacio físico debe estar limpio, tranquilo, ventilado y silencioso. El piso debe ser blando y confortable mediante el uso de colchonetas apropiadas para que las clases puedan desarrollarse en medias o descalzos. El yoga puede ser practicado a cualquier hora del día, aunque es recomendable como mejor horario el de la mañana. Si la práctica se realiza en otro momento del día habrá que tener en cuenta algunos recaudos en cuanto a la alimentación; evitar la ingesta de alimentos sólidos dos horas antes de la práctica.

La respiración del Yoga

La respiración es una parte integral del yoga. El inhalar y exhalar por la nariz es esencial para que el niño pueda estirarse y obtener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas del yoga. Una vez que el grupo controle su respiración, el profesor empezará con las posturas.

El objetivo de las posturas es, desde los órganos exteriores, ir calmando a los órganos interiores. Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajarse, después a concentrarse. Para los niños, el yoga debe ser practicado como si se tratara de un juego.

No debe exigirles que repitan una postura una y otra vez porque eso puede convertirse en algo muy aburrido para ellos. Hay que ir variando las posturas y los movimientos despacio y a un ritmo que los pequeños no pierdan la concentración. Como ya hemos dicho, el ánimo y la motivación son cruciales en este sentido; el respeto, la moderación, y una actitud positiva y alegre, también.

Los expertos coinciden que la mejor edad para que el niño se adentre en los ejercicios del yoga es a partir de los 4 años. A esa edad los pequeños ya saben perfectamente lo que se puede esperar y se quiere de ellos y ya tienen la capacidad de realizar y controlar ciertos movimientos del cuerpo.

A esa edad, para los niños, la práctica del yoga es una actividad lúdica. No obstante, gracias al yoga consiguen olvidar las posibles situaciones de presión o estrés que aparezcan en el colegio o en casa y se relajan, adoptando una actitud tranquila, reduciendo tensiones y facilitando su concentración y autocontrol. Además favorece su potencial creativo y potenciar su talento. (ÁNGELA CRUZ)

Fundamentación:

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente la propuesta de yoga para niños se implementará de la siguiente manera.

Inicialmente se dará mayor relevancia al encuentro con ellos y entre ellos. Paulatinamente se irán incorporando mediante el recurso lúdico ejercicios de respiración y algunas posturas básicas, las cuales estarán anticipadas en bosquejos gráficos en un sector de la sala. En una primera instancia serán las posturas individuales y una vez conocidas cada una se armarán algunos saludos.

Desarrollo de la hora de yoga:

Una vez convocados los niños se iniciará la propuesta diaria mediante unos minutos de juego con diferentes elementos; de los cuales se seleccionaran algunos diferentes cada día: (Pelotas tejidas y de fieltro, animales de paño, tejidos o de fieltro, telas de diferentes texturas y tamaños, muñecos/as de trapo y tejidos, autos de madera, maderitas de diferentes tamaños y formas y otros elementos de la naturaleza, lanas e hilos de colores, instrumentos sonoros y musicales, etc.) considero de fundamental importancia la calidad de los materiales ofrecidos, dado que el primer septenio es una etapa crucial en el desarrollo de los sentidos inferiores del niño, los cuales le permiten recibir información del mundo y conectarse de manera generosa y armoniosa con él.

Se implementará como recurso lúdico y también a modo de familiarizarse con las diferentes asanas el uso de mandalas y las figuras de animales a los que las mismas remiten. Motivo por el cual habrá un sector de artística con acuarelas, lápices de colores, marcadores, pinceles, hojas de acuarelas, oleos tizas, etc.

Días de clases:

Lunes: 18 a 19 horas.

Instructora de yoga: Verónica Álvarez.


"Tal como es adentro es afuera"

© Yoga niños Esquel. 
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!